Los datos, la materia prima para la construcción de la era digital 4.0

Por admin

“Los datos no son nada si no se les extrae la inteligencia que posee”

 

Desde finales del siglo XX se ha venido hablando de quien tiene la información tiene el poder, muchas compañías han creado modelos de negocios en torno a la explotación inteligente de los datos a través del conocimiento profundo de los clientes y usuarios; creando y creciendo año tras año una economía de la información, según informe de (IBM16) el 90% de los datos disponibles actualmente se han creado en los últimos dos años los cuales provienen de diferentes fuentes, el reciente informe de We Are Social sobre el uso de Internet, se agregaron 367 millones de nuevos usuarios de Internet entre enero de 2018 y enero de 2019, según infografía creada por Domo cada setenta segundos se usa 4.416.720nGB de datos, se envían 188.000.000 correos electrónicos.

Eso no es todo: la gran cantidad de datos generados en las redes sociales más populares, los usuarios de Instagram publican 277.777 historias, los de YouTube ven 4.500.000 vídeos, los tuiteros publican mediante la red de microblogging 511.200 tuits y los usuarios de Skype realizan 231.840 llamadas.

 

Generamos una gran cantidad de datos cada minuto, tanto en la web como al interior de nuestras organizaciones, pero el dato por sí solo carece de valor y es así como diferentes sectores de negocios se están viendo así mismos reconfigurados por los datos masivos, como por ejemplo compra de billetes de avión, reservas de hotel, compra de libros, selección de películas, elegir la ruta más corta en el tráfico, mejorar la compra con sus proveedores, entre otros.

 

En esta época digital las organizaciones generan información de sus procesos internos como de los comportamientos de los usuarios o clientes, sin datos que nutran la toma de decisiones estratégicas es igual que una persona con los ojos vendados intente golpear a una piñata después de beber un par de tragos de tequila, sin tener el objetivo en claro. Al realizar un esfuerzo a ciegas no podemos esperar grandes resultados. La cuestión es ¿las organizaciones están extrayendo valor a los datos?

 

La era de los datos pone en cuestión la forma en que vivimos e interactuamos con el mundo, acerca de cómo tomamos decisiones y aprehendemos la realidad.

Una vez más, la verdadera revolución no se cifra en la maquinas que calculan los datos, sino en los datos mismos y como los usamos.